Etiquetas

, ,

“Los Carabineros de Cuenca”

POR TEODORO RODRIGUEZ MUÑOZ

“Al crearse la policía en Guayaquil, en inicios, se refuerza con bravos fornidos y corpulentos hombres cañarenses y cuencanos, conocidos por su férrea constitución y hombría, llevados antes de las primeras décadas del siglo XX desde el austro al puerto principal, para competir y sobrevivir en el resguardo de la ley a puro trompón limpio”

Manuel María Miller Tapia, Guarda de alcoholes del siglo XX, de la conflictiva zona y región del austro, difícil compleja y espinosa para custodiar.

    La afamada y recordada “guarda del orden porteña”, anterior a las primeras décadas del siglo 20, en inicios de su fundación, se conformó tomando como refuerzos a tropa traída exclusivamente del austro, por la acreditada renombrada y ganada imagen del hombre cañarense y cuencano, admirado y temido por su valentía arrojo coraje y corpulencia, que toma parte muy arraigada en la idiosincrasia austral en el temperamento y carácter del individuo oriundo del austro, propio de un pueblo que ha heredado el ímpetu osadía denuedo pujanza empuje y la audacia guerrera, férrea, luchadora cañari de Guapondélig. Pulcro límpido voluntarioso y sincero el carabinero cuencano colaboró para forjar a una fraterna sociedad y pueblo bien ordenado de Guayaquil. Los carabineros cuencanos del siglo pasado constituirían el primer fenómeno y proceso social de migración del austro ó salida de los hombres en la búsqueda de un mejor sustento para nuestros pueblos. Sólo así con gendarmes y vigilantes serranos bien parados y parqueados, se pudo en entonces y lejanas fechas garantizar en el puerto principal hace más de un siglo atrás, la seguridad y armonía ciudadana y hacer respetar el orden y la ley a puro trompón limpio y toletazo vivo criollo con varones valientes.

Los Carabineros del estado

La policía en el país, se inicia con el nombre y apelativo de los “carabineros”, llamados también en referencias como los “fusileros”, éstos fueron anexos al estado; y han ido cambiando de nombre y apelativo hasta la denominación actual de la policía nacional. El nombre coincidente de carabineros se conserva aún en el hermano país de Chile a los vigilantes y gendarmes del orden, guardando en el legendario nombre, mucha historia. Fue conocido que para ostentar ó llegar ha ser carabinero en el siglo pasado tenía que ser probado como pulcro honesto valiente comprometido y voluntarioso el aspirante. La vestimenta del carabinero ecuatoriano consistía en un terno, pantalón, gorro y saco de color caqui con camisa blanca y botas, pues siempre cargaba su fusil y un tolete en la mano. El carabinero tomó parte viva de los acontecimientos más sacrificados y gloriosos del acontecer de la nación y estuvo considerado como el gendarme más valiente, altruista y entregado al bien comunitario. Posterior se crea ya como policía nacional en el tiempo de Enrique Gallo. (“La politiquería es la peor polilla y peste de la sociedad, daña corroe corrompe y pervierte a las instituciones del estado y a los extractos y entes sociales de una nación, debilita sus raíces llevando y arrastrando al colapso a un país, es la mayor maldición de la sociedad. Debería penalizarse a los infractores y seudo-políticos, para sólo así arrancar a la fuerza el mayor obstáculo, detenimiento, mal y enfermedad endémica de nuestros pueblos, que nos ha incrustado y sepultado en el fango polución podredumbre detrimento miseria indigencia y décimo-mundo”).

Los guardas de alcoholes
(Ministerio de Finanzas).

Los guardas de alcoholes ó guardas de estancos, mientras fueron anexos exclusivamente al Ministerio de Finanzas en su creación, se encargaban de controlar cuidar y vigilar el contrabando de aguardiente. Se constituyeron verdaderas guerras entre civiles y guardas de alcoholes protagonizado en el pasado en el resguardo del expendio ilícito e ilegal del licor de contrabando. En Cuenca la entrada de los contrabandistas del aguardiente que venían desde Gualleturo (Provincia de Cañar), tomaron como camino, sendero y entrada por la zona de Checa, la parte norte-occidental de la ciudad. Así como también se utilizó de entrada por el Cajas (el viejo camino denominado García Moreno), y por el antiguo sendero de Santa Isabel (Yunguilla), que en gran parte se empató y coincidió con los primeros senderos precolombinos cañaris-incas, confluyendo a la vetusta y empedrada calle Loja emplazada en la zona sur de la ciudad. Los mayores enfrentamientos que le tocaron afrontar y librar a los guardas de estancos, se produjeron en Checa y Guarainag, que les dejaron debilitados y con las pérdidas humanas de varios gendarmes y guardas del contrabando; al poco tiempo de estos auténticos combates, se desintegró las filas de los recordados y legendarios guardas de alcoholes.

Gendarme ó Chapa
(a chapar o agüaitar)

La policía nacional toma parte del estado creándose así también la policía municipal que pertenece a los cabildos, como gendarmes, llamados anteriormente con el apelativo de “chapas”, denominación que nace con la existencia de los históricos molinos, que eran los canales grandes ó tomas de agua de escorrentía que atravesaban y cruzaban la urbe cuencana a los costados de la mayoría de las calles céntricas de la ciudad morlaca, llena de ríos y quebradas; es así, que es recordado por ejemplo: la “Calle central del Chorro”. En décadas de los bacinetes en que los servicios higiénicos se constituían las basecillas, siendo los enlosados los considerados de lujo, y las lavacaras enlosadas utilizadas para el aseo personal se constituían éstas como los ahora lavabos manuales; la mayoría de las descargas ó aguas residuales y servidas de manera manual se trastornaba y botaba por los canales abiertos ó molinos de escorrentía que cruzaban las calles cuencanas, frente a las casas de los usuarios ó ciudadano común; entonces, fue costumbre y obligación en ese entonces que el policía custodie el mantenimiento de los molinos ó de las acequias ó canales abiertos de aguas contaminadas, para que se mantengan limpios y poder evitar así pestes y enfermedades, fue por esta razón que nació el apelativo de “chapa”, que significaba nada más que: “a chapar” (chapar: en la etimología quichua significa cuidar vigilar custodiar observar); siendo ésta la más sacrificada de las actividades y de manera anecdótica y novedad representaría a los chapas como los primeros ingenieros sanitarios de mantenimiento de aguas residuales de la Cuenca del siglo 20, llena de acequias.

La primera migración del austro.

Los Carabineros en el siglo anterior se convirtieron en auténticos íconos modelos y emblemas de nuestra sociedad. En la Foto puede apreciarse hijos de carabineros con disfraces de éstos verdaderos héroes, consta Luís G. Rodríguez (niño), siendo carabineros Roberto y Felipe Rodríguez, y Luís Vásquez. (Foto: Archivo Diego Rodríguez)

Los carabineros de la guarda de orden porteña crearon las condiciones expectativas y la demanda necesaria para provocar lo que podría constituirse en la historia como primera migración ó el fenómeno migratorio de la salida de los hombres y varones cuencanos y cañarenses (austro), en la búsqueda de un salario y sustento para sus familias, antes de primeras décadas del siglo 20. Los viajes resultaron por las limitaciones del siglo, como verdaderas odiseas, en la que tenían que atravesar la ría (río Guayas), por gabarra, en el verdadero riesgo de sus vidas; y primero transitar hasta Durán a pié y en ancas de mula el recorrido Cuenca-Durán (sierra-costa). Pues fue necesario en la solicitud para llegar a ser carabinero, garantizar la hombría corpulencia y a su vez ser pulcro y voluntarioso, virtudes que reunía y sumaba el varón y hombre del austro, razón suficiente por la que la migración de carabineros cuencanos y cañarenses se dio también a otras ciudades, como Riobamba, por las preferencia distinción y demanda del carabinero serrano del sur del país. Las condiciones de las salidas, movimientos y viajes migratorios, provocaron que en gran escala los carabineros cuencanos partieran sin regreso con toda su familia, hacia la ciudad de Guayaquil, esto en inicios del siglo 20; acontecimientos y hechos que explican la grande presencia de prósperos conciudadanos oriundos y descendientes de Cuenca, en la ahora contemporánea ciudad capital económica del Ecuador.

“Los carabineros del siglo anterior, la primera policía del estado, hombres pulcros límpidos altruistas decididos comprometidos y entregados al servicio de la sociedad; muestran reflejan y diferencian en el último acontecimiento del 30 de septiembre; como la Politiquería puede adueñarse de las instituciones y hombres más nobles; introducirse de la manera más vil embaucadora e indigna; para corroerlos, corromperlos, degenerarlos, dañarlos, abochornarlos y ponerlos en los suelos; obscureciendo, empañando y opacando toda una vida de historia y gloria”
(¡La politiquería es la peor polilla y peste de la sociedad, es la mayor maldición de los pueblos; se adentra, introduce y se adueña ilícitamente, aún de las instituciones entes y hombres más nobles y buenos; para corroerlos, corromperlos, descomponerlos, degenerarlos y dañarlos; y así lograr obscurecer empañar y opacar sus conciencias!)

Anuncios