Etiquetas

, , , , , , , ,

“El código escondido de los Pucaras Cañaris”

(Descifrando los mapas y cartografía topo-geográficos precolombinos)

(Arqueología inédita austral)

POR TEODORO RODRIGUEZ MUÑOZ

“Verdaderos mapas topo-geográficos dejados por los cañaris en el perfil agreste y montañoso de los Andes como la cartográfica ancestral precolombina (todavía por descifrarse), para orientarse en el tránsito por las ciudades en el cono sur continental, a través de pucaras que representan ó se constituyen en cadenas de hitos ó referentes ubicados y readecuados en las partes más altas, estratégicas y visibles de la cordillera; que guardan un código, léxico, planos y nomenclatura olvidados y desconocidos por la conciencia de la arqueología de caminos y senderos por recuperarse”

PUCARAS CAÑARIS

A decenas de kilómetros ubicados en los picachos más altos estratégicos y visibles de la agreste e irregular cordillera austral andina en intervalos y continuas cadenas de pucaras ó hitos cañaris, entrelazados y entretejidos entre sí, a través de un léxico ó nomenclatura ancestral cartográfica, que toma parte viva de los primeros planos topo-geográficos para la orientación y alineación de caminos y senderos, que unen las principales ciudades de la América precolombina, en especial del austro, imponentes se levantan hitos gigantes ó colosales mojones labrados en los cerros. Al igual que en los cinco océanos y vastos mares, la orientación que utilizaron los tripulantes de las primeras embarcaciones fue el léxico ó código de la ubicación de las estrellas astros y constelaciones; así mismo los cañaris manejaron el código y nomenclatura de la ubicación y localización geográfica de los pucaras y de las pirámides de tierra (implantados en series), entretejidos entre si a enormes e impresionantes distancias que se puede percibir en el sentido de la vista. Pues es así que en cada pucara se encontraba inscrito e impreso su código preestablecido que le identificaba de los demás pucaras, además de su singular forma que era reconocida a grandes distancias ó desde otro y el anterior pucara; encerrando en un mosaico de hitos ó cordones y cadenas de mojones monumentales, en las partes más altas, estratégicas y visibles del perfil montañoso que orientaban y mostraban diferentes caminos y senderos fácil de identificar que conducían a distintas ciudades y regiones; utilizados y conocidos éstos, en su código, por los viajeros transeúntes y caminantes de la vieja América india.

Los códigos escondidos (los pucaras del austro)

PUCARA DE ZHIO

PUCARA DE ZHIO

¡En compañía de David recién y apenas habíamos terminado de encumbrar el pucara del Portete de Tarqui fue para darnos cuenta que súbitamente asomó brotó surgió y apareció a lo lejos, el pucara que encabeza la zona y parte alta de la ciudad de Cuenca (la antigua ciudad cañari precolombina de Guapondélig), mostrando prodigiosamente la orientación y dirección exacta de la ahora hidalga metrópoli de los Cuatro Ríos de Santa Ana!: Fue así el inicio para recorrer la mayoría de los pucaras emplazados en la región austral y advertir tácitamente la interrelación enlace y conexión existente topo-geográfica, entre todos los pucaras de la vasta región austral, en una cadena serie y cordón de hitos que conducen trasladan y llevan a las diferentes ciudades precolombinas cañaris. Pudimos comprobar que siguiendo los pucaras y sin desviarse el camino se podía llegar desde el cantón de Pucará del Azuay, hasta la ciudad de Cuenca, pasando por Jima y el Portete, con la alternativa opcional de poder desviarse y así dirigirse hacia el Sigsig (antiguas ciudades ó localidades cañaris). Pues desde el pucara de Jima se divisa ya el pucara que se ubica en las inmediaciones de la ciudad de Sigsig. Se pueden también divisar desde la urbe cuencana ó antigua Guapondélig, los pucaras que direccionaran y encaminan los senderos hacia las ciudades precolombinas de Paredones del Cajas, y a las ciudades y localidades de Jatún Cañar y Cogitambo, como también a Cañaribamba; pucaras éstos localizados en diferentes ejes y puntos cardinales. Desde el pucara del cantón Pucará se divisa el Perú, pudiendo por lo tanto continuar y orientarse hacia el vecino país tomando los pucaras (ancestrales mapas precolombinos), debido y por la razón que al encumbrar cada pucara prodigiosamente aparece como por arte de magia los pucaras que continúan dirigiendo y mostrando los caminos y senderos ya establecidos anteriormente de nuestra América milenaria, entrelazada e interconectada topo-geográfica de colosales pucaras, que fueron readecuados configurados y levantados en los cerros, utilizados con códigos para la travesía de masas migraciones y orientación de los ancestrales pueblos andinos.

Cadenas de pucaras (referentes e hitos de caminos y senderos)

PUCARA DE ZHALO

PUCARA DE ZHALO

Cadenas de pucaras levantados y readecuados en la irregular cordillera continental que son referentes e hitos de caminos y senderos que se constituirían en los primeros planos cartográficos para el tránsito de las ciudades de la América andina precolombina. Los pucaras cañaris se utilizaron también de adoratorios por el acercamiento a la Luna y la contemplación de los astros; además como observatorios estratégicos de resguardo y vigilancia para la guerra del pueblo cañari siempre guerrero. El pucara tiene una forma piramidal con un andén ó camino peatonal a manera de terraza de apariencia de churuco terraplenado en espiral que le envuelve en todo el contorno y la vuelta, desde la parte inferior y baja hasta poder coronar, en una terraza mayor; debido a que la representación espiral y elipse estuvo siempre presente en esta cultura en la representación filosófica de lo infinito, pues subir al pucara en la romántica vuelta de caracol y circular se constituía ya en un ritual. Las pirámides de tierra que se utilizaron en los puntos más altos como hitos especiales exclusivos de los sitios y picos más altos y estratégicos regionales, se los readecuó y elaboró únicamente como pirámides perfectas terminadas en punta, y sin los andenes caminos o terrazas laterales espirales. Los códigos y léxicos se encontraban inscritos en el pucara, con hitos ó mojones labrados de piedras pequeñas, dispuestos en la terraza superior y principal; colocado e incrustado, de peculiar singular e individual manera, para su contratación identificación y reconocimiento visual y físico en el lugar mismo de cada pucara.

Mapas topo-geográficos precolombinos (cartografía ancestral)

CERRO FASAYÑAN

CERRO FASAYÑAN

Los pucaras cañaris forman una cadena y cordón de hitos mojones y referentes topo-geográficos, con un léxico y código establecido y escondido de caminos y senderos para la orientación y alineación, para el tránsito entre las ciudades precolombinas, que toman parte de un sistema de mapas y cartografía primitiva ancestral americana de la amplia y vasta geografía y territorio austral y continental; hecho que no se le ha dado importancia hasta el momento en la arqueología. Los mapas y cartografía ancestral, representan el uso práctico y necesario en entonces de los pucaras; mientras que los adoratorios y santuarios de altura, el uso emocional sentimental filosófico y romántico de los pucaras cañaris. En el léxico de las pirámides cañaris simples de tierra que toman también parte de los ancestrales y primeros mapas planos y cartografía precolombina; pues, se utilizó para levantar readecuar y construir las pirámides de tierra en los lugares más altos de la cordillera, y exclusivos, como en la separación y divorcio de las aguas en afluentes a diferentes océanos; y otros; correspondiendo la ubicación de las pirámides de tierra en el austro (en los divorcio y separación de aguas del Pacífico y el Atlántico), en los estratégicos y coincidentes sectores del Portete, Pucará, Cajas (Tres pirámides), Culebrillas (Tres cruces), entre otras pirámides ancestrales cañaris de tierra. (Investigaciones: Teodoro Rodríguez Muñoz y David Guillermo Rodríguez Ordóñez; Derechos reservados del autor.)

Las pirámides americanas (la interculturalidad)

ATARDECER EN PUCARA

Existió una anterior civilización ancestral madre continental con grandes conocimientos y adelantos de las ciencias, topografía geografía y astronomía; de la que parten y nacen todos los demás pueblos de América, mayas aztecas y cañaris, entre otros; pero con gran apego al pueblo cañari ubicado éste último en el centro y corazón mismo de la cordillera andina. Las pirámides de tierra gigantes readecuadas y talladas con la mano de hombre en los cerros más altos del perfil montañoso continental aparecen en toda América como rastros que evidencian la interculturalidad ó la interrelación cultural entre los pueblos de América que nacen de la civilización ancestral madre configurando la interamericanidad que muestra el emplazamiento de las pirámides de tierra en el austro y toda la cordillera continental del nuevo continente. La forma piramidal se repite y reitera en las diferentes  civilizaciones y pueblos del mundo, como por ejemplo: egipcios, mayas, aztecas, incas y cañaris, estos últimos con la construcción de pirámides de tierra, propias de un pueblo que fue por naturaleza tallador labrador moldeador y escultor de las montañas y cerros; constituyéndose la intercontinentalidad como costumbre reiteración y coincidencia dada de la morfología piramidal ancestral entre los diferentes pueblos del mundo.

(“Los pucaras cañaris se constituyen en verdaderos hitos mojones y referentes topográficos y geográficos, trazados y readecuados en las partes más altas visibles y estratégicas de la cordillera continental, en el austro y todo los Andes; que unen señalan orientan y entrelazan a las ciudades precolombinas, como los primeros mapas y cartografía ancestral americana, con un código nomenclatura y léxico preestablecido, para los viajeros y caminantes de la vieja América india”)

Anuncios