Etiquetas

, , , , , , , ,

CUENCA 454 ANIVERSARIO DE FUNDACIÓN ESPAÑOLA

TEXTO Y FOTOS POR ING. PATRICIO MILLER (TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS)

PARQUE CALDERON CUENCA

PANORAMICA DEL PARQUE CALDERON – FOTO PATRICIO MILLER

Las personas que han tenido la suerte de visitar Cuenca sobre todo su Centro Histórico recordarán siempre la maravillosa experiencia de ingresar a sus pequeñas casas de un solo piso y estrecho zaguán, construido con hueso y piedra, o a sus grandes mansiones engalanadas de mármol y latón policromado importado en paredes y cielos rasos; a sus dos catedrales que miran hacia el cielo y dan a conocer que la fe de los cuencanos es infinita, pues solo basta observar las decenas de iglesias y capillas, con numerosas advocaciones sagradas e inolvidables recuerdos profanos.

Recorrer la ciudad toda ella alumbrada por la luz del mediodía, que con la caída de la tarde se torna sepia, caminar por sus calles que nos conducen hasta el caudaloso río Tomebamba que atraviesa la ciudad de este a oeste, allí nos topamos con el famoso Barranco; que nos obliga a cruzarlo por escalinatas y puentes, los cuales nos permiten llegar a las orillas, en donde divisamos los arupos y molles, mientras contemplamos absortos el raudo vuelo de los colibríes, que se beben las flores.

Atravesar el centro histórico de Cuenca es como volver al pasado, darnos un baño de historia volver al siglo XVI y tratar de entender las razones que motivaron al Virrey del Perú Don Andrés Hurtado de Mendoza, encomendar la fundación de la ciudad de Cuenca homónima de su natal Cuenca de España, en tierras de los Cañaris, orden muy bien desempeñada por su brazo derecho el Capitán Gil Ramírez Dávalos, quien un 12 de Abril de 1557 cumpliendo las órdenes de su real majestad funda la ciudad de Santa Ana de los Ríos de Cuenca. Una ciudad construida alrededor de una Plaza Central, con una disposición de sus calles en perfecto damero, trazadas con regla y cordel, y ochenta yardas de largo; en cada atrio y plaza. Es digno de mencionar el legado que nos han dejado nuestros antepasados que han realizado todos los esfuerzos necesarios para que estas calles se conserven intactas, desde entonces y hasta ahora  inalteradas, pese al paso del tiempo, construcciones coloniales que nos sigan hablando de una idea de orden, armonía y equilibrio.

CATEDRAL DE CUENCA ECUADOR
PANORAMICA DE LA CATEDRAL DE CUENCA – FOTO PATRICIO MILLER

Cuenca es una simbiosis cultural con raíces aborígenes cañaris e incas, europeas, asiáticas y africanas que se han ido mezclando con el pasar de los años y que han buscado cobijo aquí; las encontramos, en una existencia de vida bajo la condición denominada: “mestizaje”.

Cuenca es cultura, tradición, historia, patrimonio tangible e intangible, turismo, riqueza gastronómica; pues quien no ha saboreado, con profundo placer las delicias de la gastronomía cuencana, por ejemplo: la yaguana, perfumada bebida con sonoro nombre propio; las empanadas de viento (no podían llamarse de otro modo, porque aquí el viento de la cordillera no sopla sino canta); el mote “pillo”, que es una  combinación de huevos y maíz cocinado acompañado de quesillo fresco bañado por miel de caña; el mote “sucio”, maíz cocinado revuelto en manteca negra; las deliciosas melcochas hechas de la panela obtenida de la caña de azúcar; pan en sus diferentes manifestaciones de los hornos de Todos Santos; un fuerte y aromático canelazo –también conocido como “drake” o “draque” (se dice, que lleva este nombre en homenaje póstumo al legendario pirata Sir Francis Drake); y unas deliciosas carnes asadas, acompañadas de unos tiernos cholos, que lucen sus frutos como perlas preciosas y deliciosas, confirmando que este es nuestro patrimonio recreado y enriquecido, que lo hemos heredado de nuestros primeros pobladores la cultura Cañari y posteriormente la Inca, de españoles, árabes, africanos y franceses, y, desde entonces, cultivado, cuidado y mejorado por quienes nos antecedieron y es deber de nosotros protegerlo, cuidarlo para las futuras generaciones.

INTERIOR CATEDRAL DE CUENCA
FOTO INTERIOR DE LA CATEDRAL NUEVA DE CUENCA
FOTO: ENRIQUE RODAS

Hablar de sus tradiciones es llevarnos a participar de las celebraciones del ”Septenario”, el Pase del Niño, el Corpus Christi, el Carnaval y de las mil y una fiestas sagradas y profanas, que ocurren a lo largo del año y a lo ancho de nuestra geografía, Cuenca es una ciudad donde la cultura distingue y expresa a sus habitantes, en donde sus barrios tradicionales guardan un aire de nostalgia y son claramente identificables, por sus colores, olores y sabores; sus monumentos y sitios; leyendas y mitos; fantasmas y cuerpos vivos; nos remiten a hitos de la memoria colectiva, esto es Cuenca, la ciudad de las artes,  de la historia, de la cultura, del Patrimonio, la ciudad de las ciencias y del buen vivir.

La palabra patrimonio se deriva de la palabra latina pater-tris, padre y perpetuar. Por tanto, patrimonio es la perpetuación de la herencia recibida de los padres, es decir, la conservación de unos bienes concebidos como durables; pero hoy, la idea de patrimonio, está indisolublemente ligada a la memoria de un pueblo y representa la identidad cultural de una sociedad en su conjunto, lo que le imprime valor y reconocimiento. (1)

PARTE SUPERIOR CATEDRAL DE CUENCA
MONUENTO A SANTA ANA EN LA PARTE SUPERIOR DE LA CATEDRAL DE CUENCA  – FOTO PATRICIO MILLER

El reconocimiento de Cuenca como Patrimonio Cultural de la Humanidad, nunca va ha dejar de estar de lado de su proyección turística, la preservación y puesta en valor de su patrimonio influirá positivamente en el desarrollo turístico que Cuenca espera en los próximos años.  La ciudad presenta múltiples opciones para descubrir su rico patrimonio y cultura: su centro histórico, museos, iglesias, diversas expresiones artísticas como la pintura, poesía, arquitectura, y una especial combinación de tradición y modernidad que se ofrecen amablemente al turista.

Todas las características anotadas hacen de nuestra ciudad un centro de atracción turística de primer orden a nivel nacional e internacional, que con trabajo mancomunado de todos sus habitantes harán del turismo sostenible una herramienta importantísima de generación de empleo y dinamización de la economía local.

SANTO DOMINGO NOCTURNA CUENCA
FOTO SANTO DOMINGO NOCTURNA – FOTO ENRIQUE RODAS

Cabe recalcar nuevamente que su condición de ciudad patrimonial hace que, solo en el eje de turismo cultural, podría en los próximos años desarrollarse mucho más productos de los que actualmente se ofrecen, mejorando los horarios en (iglesias, museos, casas patrimoniales), las oportunidades de visita guiada, y las actividades culturales en torno al patrimonio de la ciudad.

Por otro lado, el rico patrimonio intangible de Cuenca y sus alrededores (cultura tradicional, artes decorativas, artesanía, oficios tradicionales, gastronomía, repostería, etc.. etc..) podrán tener mayor valoración y diversificación, siendo todo esto parte del consumo turístico, con el beneficio para sus productores primarios.

La alianza patrimonio y turismo es clave para Cuenca: permite la preservación y rescate del patrimonio cultural e histórico, para reforzar la potencialidad de Cuenca en turismo cultural.

Con el trabajo hacia un mismo rumbo del sector público y privado, la ciudad puede llegar a convertirse en una de las 10 mas importantes del área sudamericana en turismo, pero trabajando con una visión de largo plazo y una planificación estratégica concertada por parte de sus diversos actores.

Tenemos que duplicar el número de visitantes extranjeros hacia nuestra ciudad que se ha mantenido invariable en los últimos años, entre el 6 y 8% del total de visitantes extranjeros en el país, es decir si son 1 millón el total de turistas extranjeros que ingresan al país, a Cuenca llegan un promedio de 70.000, por lo que debemos hacer es una adecuada promoción internacional, pero básicamente en Perú, Colombia, nuestros países vecinos y en el área andina así como en EE.UU., Canadá, Europa y mirar hacia los países del Asia, como China que poseen los recursos para hacer turismo hacia nuestro país.

Así mismo no se debe dejar de trabajar en el turismo nacional, regional y local, debemos articular políticas que permitan generar bienestar a través de esta industria, promoviendo el conocimiento y visitando lo nuestro, nuestras parroquias, cantones, provincias y país en general, tenemos que  encaminarnos a duplicar el número de visitantes nacionales, con una adecuada promoción en nuestro propio país, aprovechando las ferias nacionales, vitrinas turísticas, y otros mecanismos para continuar promocionando a Cuenca como una de las mejores ciudades del mundo para visitar y vivir.

Se puede incrementar de 2 a 5 días de permanencia promedio de un turista a nuestra ciudad, en base a diversificar la oferta cultural y natural.

Cuenca puede potenciar para el turismo productos claves como la artesanía, a través de circuitos artesanales que lleven al turista a conocer no solamente los sitios en donde se expenden los productos sino llevarlos al lugar en donde se producen a los centros artesanales ubicados en parroquias y cantones de la provincia del Azuay es decir incorporar y generar un turismo vivencial, para beneficio de los propios productores.

La rica gastronomía cuencana y azuaya es otra fortaleza en el ámbito turístico, segunda en importancia en el país después de Manabí. La industria de la artesanía, moda, textiles, sombreros y la rica producción industrial y el comercio, pueden ser ejes para promocionar un turismo de compras y negocios en Cuenca.

Todo se puede lograr con la unión de todos los actores políticos, empresarios, y ciudadanía en general.

Este año Cuenca cumple 454 años de fundación española, una ciudad que nació grande, es grande y tan importante en el contexto nacional, forjada con el esfuerzo de sus hijos que día a día perseveran con la única visión de convertirla en un emporio de desarrollo regional.

Anuncios