Etiquetas

, ,

CUENCA Y SUS FIESTAS DE INDEPENDENCIA

Texto y fotos por Ing. Patricio Miller Q.

Derchos reservados de Autor

 Panorámica de Cuenca desde el sector de las Antenas

 Parte de la Ciudad foto tomada desde el sector de las antenas

 La ciudad de Santa Ana de los cuatro ríos de Cuenca, reconocida en la actualidad como Patrimonio Cultural de la Humanidad, cada 3 de Noviembre conmemora un aniversario más de su emancipación política, promocionando y rescatando aquellos elementos tangibles e inmateriales que hacen de la urbe un icono cultural, no solo reconocida a nivel local sino nacional e internacional.

 

                 Niños en la ciudad

                        Niños festejando por la ciudad 

Este año no puede ser la excepción, en la vísperas de sus fiestas las calles, plazas y avenidas principales de la urbe se tiñen de trajes multicolores, música tradicional, danzas y representaciones de personajes sobresalientes de la historia cuencana que ya forman parte del programa cultural que se realiza para homenajear a esta ciudad patrimonial.

 

Cuenca este 3 de Noviembre de 2008 cumple sus 188 aniversario de su independencia política recibiendo  como no podía ser de otra manera el homenaje de sus habitantes, quienes gracias a su trabajo de su gente el impulso económico de sus hijos migrantes, la labor abnegada de sus autoridades se va constituyendo en una urbe que tiene fisonomía cultural inconfundible. Con una vieja y rica tradición conjuga equilibradamente sus lazos con el pasado y una visión siempre renovada de futuro. Ciudad que está orgullosa de lo que fue, construye el porvenir con perseverancia.

                           La subida de la Condamine y el Barrio tradicional de El Vado

      La tradicional subida de la Condamine y el Barrio de El Vado 

Vale la pena y nunca está por demás rememorar los hechos pasados y que constituyeron las bases sólidas del futuro grandioso que tiene Cuenca, nos remontamos al año de 1820, luego de consolidada la emancipación política de Guayaquil del dominio español, el 9 de octubre de 1820, el empeño libertario se extiende hacia las demás ciudades y pueblos de la Región Interandina.

 

 

Aquella llama de libertad llegó a Cuenca el 3 de noviembre de 1820, luego del heroico acontecimiento de Guayaquil, hace 188 años. Esta es la fecha cívica que conmemora la capital azuaya este 3 de noviembre, con un amplio programa de festejos que comprende actos de carácter académico, cultural, artístico, protocolario y expositivo en las mejores galerías de arte.

 

Las paginas de la historia nos relatan que en la mañana soleada del 3 de noviembre, nueve patriotas cuencanos liderados por el capitán Tomás ordóñez, atacaron a la escolta española que publica un bando en una de las calles o esquinas de la ciudad. He aquí parte de este episodio histórico:

 

“Puesto en marcha el plan de acción, el día 3 de noviembre se manda publicar por bando, ciertas órdenes españolas acompañado de la correspondiente escolta militar. Y mientras se lee el bando, nuevos conjurados se tiran sobre la escolta y la desarman. Allí están: Tomás Ordóñez, Vicente Toledo, Zenón de San Martín, Ambrosio Prieto y otros. Tras breve lucha, dueños de pocos fusiles, los patriotas se repliegan a la plaza acompañados también de Vásquez de Noboa, León de la Piedra, Hidalgo de Cisneros, Jerónimo Illescas, Pedro Serrano, Joaquín Astudillo, Fernando Coronel, José Moscoso, Felipe Serrano, nuestros próceres”.

 

El coronel español Antonio García asumió la defensa del régimen imperante y de la ciudad, frente a los enardecidos patriotas que capitaneaba Tomás Ordóñez, en San Sebastián primero, y en El Vecino después. El día 4 de noviembre, los contingentes de Ordóñez recibieron el apoyo de los pobladores de Chuquipata (parroquia de Azogues), con el párroco Javier Loyola a la cabeza. De esta manera la independencia de Cuenca quedó marcada en la historia nacional.

 

Cuenca es una ciudad con una larga y rica tradición que no nació ayer, partimos de  la prehistoria, con nuestros ancestros indígenas, los primeros habitantes de estas zonas que ocuparon los abrigos rocosos, como los de Chobshi, luego pasamos por los bravos cañaris, raza noble y digna, que moldearon el espíritu bravío y rebelde del habitante del austro del país, su coraje, tenacidad y su adaptabilidad a cualquier situación, su sabiduría, habilidad manual y muchos rasgos heredados de esta noble raza, la cañari, para pasar posteriormente con la simbiosis cultural de los Incas cuzqueños que hicieron de estos territorios su morada y su segunda capital del imperio, en donde inclusive nace uno de sus emperadores Huayna Cápac, hasta llegar a los conquistadores hispanos que luego se fundieron para dar un rico mestizaje que es la fuerza y el sustento que nutre a la ciudad. Cuenca no es indígena ni es hispana. Es ciudad mestiza que hereda muchos de los atributos de esas dos culturas a los que da una propia fisonomía.

 

Nuestra ciudad luego de su independencia y después de varias gestiones se anexa a la Gran Colombia de Bolívar, para ayudar y lograr consolidar la independencia definitiva de nuestro país con la Heroica e Histórica Batalla de Pichincha. el 24 de Mayo de 1822.

 

Es muy importante conocer nuestra historia, saber de donde venimos y hacia donde vamos, quienes somos, los que nacimos en esta noble y acogedora tierra, formamos parte del crisol de culturas unidas y mezcladas que han dado como producto final la Cuenca actual, moderna y pujante, que se encumbra a todo lo alto, que es Patrimonio de la Humanidad, ciudad que nació hace 450 años para ser grande, una de las mejores ciudades para vivir.

 

“Cuenca, cuna de egregios campeones, de sabios y santos varones…”, así reza una de las estrofas del himno a  esta noble ciudad, y es que no se equivocó el compositor de su himno, pues es poco lo que allí se manifiesta  para lo que ha dado y brindado esta ciudad no solo al país sino al mundo.

 

Por esta razón les decimos que para amar a Cuenca, su cultura y tradición hay que conocerla en su historia, trabajar por ella en el presente, para engrandecerla en el futuro.

Anuncios